13 de enero de 2010

Para soñar... Haute Couture.

Haute Couture, palabra francesa cuyo significado es "hecho a medida". En mi diccionario significa simplemente arte que emociona.
No pude evitar emocionarme, cuando mi maestro Jesús María Montes-Fernández, nos proyectó por primera vez un desfile de Christian Dior Alta Costura...lo que os decía, belleza súbita, aún me emociono al recordarlo.Aquí tenéis un prdacito de ese desfile que me conmovió.

Y quíen es el culpable de éste arte?

El gran Charles Frederick Worth, creador de la alta-costura o costura creación.Worth tiene sus comienzos como vendedor de mantones y echarpes en Paris, tienda la cuál le impulsa a crear su propia tienda de moda. Tienda que mantiene con notable éxito hasta su muerte. Tuvo la iniciativa de diseñar y confeccionar vestidos y persentarlo a su clientela en los cuerpos de su esposa y costureras. Con ello da inicio a la profesión creador de moda y al germen del maniquí de modas. Debido a su éxito, talento y originalidad fue el maestro indiscutible de la moda durante el Segundo Imperio Francés y modisto exclusivo de la emperatriz Eugenia.Casi desde entonces hay una cita ineludible en Paris cada 6 meses, desfiles que se celebran en grandes museos, parques, galerias.Todo un espectáculo, en la pasarela se dan cita grandes cómo Lacroix, Chanel, Christian Dior, Josep Font(orgullo español), Armani Privé, Valentino.entre otros privilegiados.
Señoras y señores, la grandeza de la Alta Costura
Elie Saab nos muestra el poder de la elegancia en figuras sencillas, con el toque de glamour en tejidos incalculables.
Detalle de una obra de el rey de la elegancia, Valentino, piezas trabajadas a la perfección con la riqueza de los tejidos, recalco, una obra de arte.Chanel, mezcla sus formas simples con apliques florales y cortes impecables. Y su tweed renovado, que buena inversión sería tenerlo en el armario, en estos momentos, mejor inversión que el ladrillo.

Sin palabras...

Esta última colección Haute Couture de Paris, me hizo llorar, pero esta vez llorar de pena.

Lacroix se subía a la pasarela (puede que fuera su última vez), a pesar de su precaria situación económica.Para que fuera posible tuvieron que rescatar paños de los sótanos, recibir ayudas de clientes, amigos y compañeros. Incluso las modelos cobraron únicamente 50 € por desfilar. Tuvieron que precindir de 100 de sus 125 trabajadores, y trabajar en humildes situaciones, ni fax, ni aire acondicionado, ni impresoras.La gran Maison está a la venta desde entonces, y si nadie lo remedia, viviremos la catástrofe de ver cerrar sus puertas próximamente. Una pena...Y éste fue el resultado.Ya les gustaría a muchos hacer menos con más.


Este post va dedicado a ti , JesúsMari, porque no me enseñaste moda, me enseñaste un sentimiento.

HAZ EL AMOR Y NO LA GUERRA!
Anna

Pd: Me encantaría leer vuestros comentarios, ideas, impresiones, porque ya que no os tengo cara a cara, conoceros letra a letra. Sé que ya somos muchas,demostrarme cuántas...please.

2 comentarios:

Miss Tuks dijo...

Ana, la alta costura te emociona, pero más emociona a una leer esa exaltación tuya en tus palabras. Lo tuyo es pasión, y me encanta leer cada entrada tuya porque cada día aprendo un poco más...

Un beso enorme

Noelia dijo...

Cuando alguien es un genio, como el diseñador en cuestión...qué menos se podía esperar de un caballero así?? Es capaz de crear moda partiendo de un simple trapo de cocina. Es más, eso me recuerda a una escena de la película de la vida de Coco Chanel, cuando va a sacar nueva colección y le comunican que está poco menos que en bancarrota, coge a su sobrina (quien se estaba probando un traje) y ella muy digna se lanza a por unas cortinas del salón y se lo coloca a la sobrina como echarpe...es ahí donde se vé la verdadera creatividad.